mejpres-colchon-antiestacas

Existen ciertas condiciones médicas que obligan a pasar mucho tiempo acostados, esta circunstancia conlleva, entre otras molestias, a la aparición de escaras. Éstas son úlceras ocasionadas por la presión del colchón durante largos periodos sobre la piel.

Como consecuencia, el paciente experimenta sensibilidad extrema en la piel y problemas circulatorios. También puede derivar en complicaciones como la aparición de infecciones. Por ello, es importante tomar las previsiones del caso, entre las cuales destaca la compra de un colchón antiescaras. 

Pues, a diferencia de los colchones tradicionales, éste ofrece una superficie capaz de aliviar la presión sobre la piel. De esta forma, no sólo se consigue evitar las lesiones en la piel, sino además favorece la recuperación cuando ya están presentes. 

Sin embargo, en la actualidad la oferta de colchones antiescaras es amplia. Por lo tanto se hace necesario conocer las características de cada opción disponible, a fin de determinar cuál es la mejor. 

Características de los colchones antiescara

Dado que los colchones antiescaras están diseñados para aquellas personas que pasan mucho tiempo acostadas o sentadas, cuentan con características particulares. 

Así, se puede señalar que estos facilitan los cambios de posición, alivian la presión , estimulan la oxigenación de los tejidos y la circulación sanguínea. Además, promueven la mejora de las lesiones y se adaptan a camas de diferentes tamaños.

Estos beneficios pueden conseguirse en mayor o menor medida, según el material en el que el colchón esté elaborado. Como es fácil suponer, este aspecto incidirá en el precio de los colchones antiescaras, siendo los de látex y viscoelásticos los más económicos. Mientras los que emplean compresor o motor tienen un coste superior. 

Colchón de espuma y látex

Es habitual que ciertos negocios y pseudo especialistas, señalen este tipo de colchones como una solución a las escaras. No obstante, es importante saber que estos no deben ser considerados colchones antiescaras. 

Pues, si bien ofrecen menor transpiración, igual la piel sufre los efectos de la presión. Como resultado no se consigue evitar las escaras. En este sentido, aún cuando pueden resultar muy económicos no consiguen resolver el problema. 

Colchones antiescaras de poliuretano y viscoelásticos

Estos ofrecen gran capacidad de adaptación al cuerpo, gracias a que ofrecen una adecuada distribución del peso. En consecuencia, se consigue un alivio en la presión que se percibe de manera uniforme en el cuerpo.

El secreto de los colchones viscoelásticos es la combinación entre la estructura de su diseño y los materiales de elaboración. En este sentido, se constituyen de una base semi rígida de poliuretano, recubierta por una capa viscoelástica de no más de cinco centímetros de alto. 

Con esto se consigue un colchón “con memoria”, que no sólo permite la inmersión del cuerpo y el alivio de la presión. Sino que además, este vuelve a su posición habitual cuando ya no siente el peso del cuerpo sobre él. Como resultado, se obtiene un colchón que nunca pierde su forma.

Colchón antiescaras de aire

Los colchones antiescaras de aire son una de las alternativas más efectivas en la lucha contra las escaras. Su funcionamiento se fundamenta en conductos de aire que se inflan alternativamente, gracias a un motor eléctrico encargado de la circulación del aire. 

De esta manera, se evita la presión continua sobre la misma zona del cuerpo. En general, se pueden conseguir dos tipos de colchones antiescaras de aire. Los primeros consisten en un sobrecolchón fino que se coloca encima del colchón regular. 

Estos sólo consiguen un efecto preventivo, más no son apropiadas para quienes ya padecen las escaras. Además, están limitados a individuos de 90 kilogramos o menos. 

La siguiente alternativa, además de prevenir, ayuda a curar las escaras existentes. Para ello, emplea más de una decena de cilindros paralelos entre sí que, se inflan con la ayuda de un compresor. 

No sólo previene la formación de escaras, tiene un efecto de alivio para quienes ya tienen el problema en su piel. Además, soportan un peso superior a los 100 kilos, y algunos modelos ofrecen sistemas de desinflado rápido, para facilitar procesos como una reanimación cardiopulmonar.

Colchón antiescaras de agua

Estos disponen de un sistema análogo al de los colchones antiescaras de aire. En este sentido, la circulación de agua, consigue disminuir la presión en las áreas normalmente afectada. Para ello, hace uso de una pequeña bomba o compresor, encargado de la circulación de agua. 

Además, su moderno sistema mantiene el agua a una temperatura tan parecida a la experimentada normalmente por el cuerpo humano como sea posible. Esto es, aproximadamente 37 grados centígrados. De esta forma, se consigue evitar que el colchón se torne demasiado frío o caliente. 

Colchón antiescaras: qué es y cuál es el mejor