Cojín antiescaras

Las escaras, aparecen cuando una persona se ve forzada por alguna condición médica, a mantener una misma posición de manera prolongada, a veces indefinida. Esto, generalmente a causa de algún problema de salud que obliga a pasar mucho tiempo sentado o acostado, tanto en una cama como en una silla de ruedas. 

Como consecuencia, la excesiva y prolongada presión sobre la piel, deriva en estas molestas lesiones en la dermis. Pues, el propio peso del cuerpo comprime los vasos sanguíneos, impidiendo la correcta irrigación en los tejidos. Esto, genera una gran afección y la piel comienza a morir, dando paso a la aparición de úlceras. 

Estas úlceras,  pueden ir desde pequeñas manchas rojas superficiales, hasta heridas profundas e incluso el endurecimiento de la piel. En cualquier caso, se hace necesario el uso de colchones y cojines antiescaras. Si bien, estos últimos pueden ser menos conocidos, son igualmente necesarios, en especial si la posición recurrente es estando sentados. 

Pues, en estos casos las escaras suelen localizarse en la parte lumbar, como causa de la presión de las sillas (incluyendo sillas de ruedas) o sofás. En este sentido, el uso de un cojín antiescaras, alivia la presión sobre la piel y favorece la circulación. 

Así, para tomar la decisión referente al cojín antiescaras a escoger, conviene conocer los distintos tipos existentes y sus principales características. 

Cojines antiescaras viscoelásticos

La principal ventaja de estos cojines frente a otros, es que son mucho más ligeros. Sobretodo si se les compara con los de flotación liquida o los de gel. Su uso a lo largo del tiempo, ha demostrado muy buenos resultados. Esto, se debe primordialmente al efecto memoria del material viscoelástico, que permite una mejor distribución del peso, y por tanto de la presión. 

Para el correcto funcionamiento de los cojines viscoelásticos, es preciso disponerlos sobre una superficie plana. Pues, de lo contrario, el cojín sólo reproducirá el patrón irregular de una superficie blanda. Además, se debe considerar que se trata de un material caluroso. Por ello, se debe evitar su uso en épocas de calor o bien por periodos demasiado prolongados. 

Cojines antiescaras de gel

Como es fácil suponer, estos cojines se caracterizan por su relleno de gel de hasta cuatro centímetros. Dicho relleno, permiten un menor impacto de la presión ejercida sobre la zona baja de la persona. No obstante, su capacidad preventiva es reducida, a la vez que ofrece un reducido alivio entre quienes ya padecen de escaras. 

Por lo tanto, se trata de una alternativa aconsejada sólo cuando el riesgo a padecer este tipo de lesiones es bajo. En algunos casos, con la finalidad de brindar mayor efectividad, estos cojines pueden combinar una parte superior de gel. 

A su vez, la parte inferior emplea material viscoelástico, combinando lo mejor de ambas soluciones. Vale la pena mencionar, que el gel también favorece el soporte lumbar mientras se conserva la misma postura.

Cojines antiescaras de flotación líquida

Esta alternativa antiescaras, se fundamenta en la circulación de fluidos acuosos a través de diversas cavidades en el cojín. De esta forma, el líquido se ocupa de restar presión sobre el cuerpo. Para ello, dicho líquido se distribuye automáticamente desde las zonas con mayor presión hacia las de menor presión. 

De esta forma, se consigue prevenir la aparición de las escaras a futuro, a la vez que se aporta alivio a quienes ya padecen las molestias de esta condición. Además, este tipo de cojines tienen la ventaja de ser considerablemente delgados, facilitando su adaptación a diferentes tipos de superficies.

Cojines antiescaras de aire

Este suele ser el modelo de cojín antiescara más recomendado, tal preferencia obedece a su gran efectividad. En consecuencia, su uso es indicado en aquellas personas con un riesgo elevado de sufrir de este tipo de lesiones y úlceras en la piel. También son la alternativa más convenientes cuando ya han aparecido las escaras, pues, el cojín de aire favorece su mejoría. 

Para ello, este tipo de cojines se divide en distintas secciones que se inflan alternadamente con la presión del aire. En algunos casos se pueden ajustar las secciones a hinchar, a fin de aliviar las zonas más afectadas. Asimismo, se puede elegir entre distintas alturas y distinto número de válvulas, según las necesidades de cada caso. Así, la única desventaja de los cojines antiescaras de aire, es su precio, el cual supone una importante diferencia frente a las alternativas anteriores. Pero no se debe olvidar que también son los más eficaces para el tratamiento y prevención de las escaras.

Cojín antiescaras: ¿Cuál es mejor?